Movilidad humana: La ley debe recoger todas las realidades

Movilidad humana: La ley debe recoger todas las realidades

febrero 28, 2015
in Category: Entrevistas
0 9500 0
Movilidad humana: La ley debe recoger todas las realidades

Linda Machuca es asambleísta nacional por Alianza País, desde mayo de 2013. Lidera el grupo parlamentario que está impulsando la Ley de Movilidad Humana con la cual se pretende que el Ecuador tenga las herramientas suficientes para enfrentar la migración dentro y fuera del país. La nueva normativa se inspira en la Constitución de Montecristi que determina que no existen personas ilegales y que el futuro debe ser la ciudadanía universal.

¿Cómo se conformó el proyecto de Ley de Movilidad y cuáles son los principales ejes que contiene?

La Ley todavía no ha ingresado formalmente a la Asamblea, es un plan en el que tenemos las ideas y los principios de lo que queremos plasmar. Sin embargo, hemos avanzado de algunas maneras, creamos un grupo parlamentario que se ha conformado en este período legislativo y que ha hecho algunas cosas para fomentar un camino de lo que queremos que sea la ley.

Hemos participado de un proceso conjunto y desde diferentes espacios hemos ido aportando en lo que queremos que contenga la Ley de Movilidad Humana. Estamos en un momento distinto de nuestro país, a partir de la aprobación de la Constitución del 2008, el Ecuador se plantea a sí mismo desafíos importantes en temas de movilidad. Lo decimos con muchísimo orgullo cuando hablamos de la Constitución que está en vigencia, que es quizás la única en el mundo que reconoce los derechos de las personas en situación de movilidad y que reconoce la ciudadanía universal.

¿En qué se diferencia el Proyecto de Ley de Movilidad Humana de las normas de extranjería vigentes?

En el Ecuador está vigente una Ley de Extranjería, es una ley que está totalmente caduca, que se construyó en la década de los 70 con una mirada absolutamente securitista, desde la dictadura, desde la desconfianza al extranjero que era considerado casi un enemigo. Eso nos plantea mirar la realidad que tenemos hoy en día, que no es solo una realidad de emigración. Fue a finales de los 90 cuando supimos que más de dos millones de compatriotas salieron buscando nuevas oportunidades, huyendo de un país que les negó la posibilidad de estar aquí, de vivir en paz con sus familiares. Entonces, el Ecuador de hoy es un país de retorno porque hay muchos compatriotas que salieron y que están pensando en regresar; el Ecuador de hoy es un país también de refugio, se habla de alrededor de 60 mil personas con estatus de refugiados que viven aquí.

En el proyecto de ley ¿cómo se garantiza el acceso a la justicia de las personas en situación de movilidad?

La Ley de Movilidad Humana lo que tiene que generar son procedimientos claros para acceder a los diferentes derechos que están nombrados en la Constitución. No es solo en esta ley que se recogen las realidades de las personas en situación de movilidad. Por ejemplo, el garantizar el acceso a la justicia está en otras leyes, permanentemente estamos tratando diferentes leyes en la Asamblea Nacional que tienen que ver con las realidades de las personas en situación de movilidad y yo siempre digo que no necesariamente todas las respuestas a las situaciones que viven las personas en movilidad están en la ley.

El Código General de Procesos, por ejemplo, incluye unos mecanismos a través de los cuales se manejan procesos jurídicos en nuestro país y el acceso a la justicia de las diferentes personas, entre las cuales se incluye a las personas en situación de movilidad, así como los mecanismos alternativos para que ellas puedan rendir testimonios, para que sean notificadas cuando haya una causa en la que formen parte, considerando el tema de las distancias.

Hemos aprobado otras leyes que se relacionan con la realidad de las personas en movilidad, como el Código Penal que tiene que ver directamente con lo que ocurre con las personas víctimas de trata y tráfico, con los usureros que están netamente vinculados a la movilidad humana.

Hay muchos niños, niñas y adolescentes en situación de movilidad, ¿cómo cuidamos sus derechos?

Hay que ir al origen de las cosas: los niños quieren ir a los Estados Unidos en donde están sus padres migrantes, ellos no les pueden llevar de manera regular porque las leyes en Estados Unidos no lo permiten. Además, no existe un proceso ordenado, regular, claro y transparente que permita la reunificación familiar y, mientras tanto, la desesperación de los padres que dejaron a sus hijos crece, porque ellos quieren tenerlos a como dé lugar.

Hemos visto con alarma y con dolor que la realidad de los niños centroamericanos que viajan a Estados Unidos es muy dura y compleja, pero también hemos visto que hay muchos casos de niños ecuatorianos que están viajando con los denominados coyotes, como iniciativa de los mismos padres, con el anhelo de la unión familiar y con todos los peligros que esto conlleva.

Desde la Asamblea Nacional nos hemos preocupado, hemos desarrollado oportunamente una resolución legislativa, que fue ampliamente apoyada y promovida, con el afán de tener una medida de acción política que es nuestro derecho y es una herramienta que bien podemos utilizar desde este espacio. Hemos hecho un llamado para que las autoridades que tienen que tomar acciones al respecto, en los Estados Unidos, avancen en un proceso de reforma migratoria que permita la reunificación familiar. Y, por otro lado, mirando casa adentro, hemos hecho un llamado a las instituciones encargadas de velar por los derechos de los niños, a las instituciones que tienen que coordinar todo un sistema de vigilancia y de prevención de este tipo de situaciones, para que trabajen de manera armónica y conjunta a fin de establecer estrategias que nos permitan no solamente frenar estas redes de traficantes de personas, de niños, sino también establecer un mecanismo claro para cuando los niños son recuperados.

Y en el tema de refugiados, ¿cómo se podría actuar?                            

La nueva ley tiene que regular de manera mucho más eficaz el acceso al estatus de refugio, pues por la ausencia de legislación se ha resuelto en función de un decreto que estaba en vigencia. Dentro de la ley, este tema quedaría con un procedimiento específico, la institucionalidad sería más clara de tal forma que se pueda saber a quién le compete qué parte del proceso. Otro tema sobre el cual se habla mucho, insisto esto sin conocer el texto final, es en que se debe evitar que las personas sean revictimizadas porque hay testimonios muy duros de personas que han sido víctimas de violencia en su país y que son sometidas a rendir un testimonio y se pide que lo repitan una y otra vez, lo que queremos es evitar estas situaciones.

Es que hay que entender que la movilidad humana es un derecho.

Efectivamente, en la Constitución del Ecuador se establece el migrar como un derecho. No se puede considerar a una persona como ilegal por su situación migratoria y este enunciado tiene una base muy fuerte: la realidad que viven las personas que se desplazan por diferentes motivos. Cuando hablamos de que nuestros compatriotas son migrantes y velamos por sus derechos, lo hacemos porque sabemos que han hecho ejercicio de su derecho a migrar, porque están buscando mejores oportunidades y porque están aportando también con la economía y con la cultura del país.

¿Cómo combatir la idea de que la inmigración trae inseguridad?

Es muy complejo, es un tema que debe ser abordado con muchísima madurez desde la sociedad. Lamentablemente, pese a que el Ecuador es un país que tiene un número muy elevado de migrantes, de compatriotas fuera, muchos han sido víctimas de situaciones de violencia, de crímenes de odio, hemos visto como compatriotas han perdido la vida al ser atacados por su color de piel, por la ropa que usan, por lucir como hispanos.

Debemos plantearnos qué hacer casa adentro, mirar que recibimos inmigrantes, que tenemos población refugiada que vive aquí sobre la cual hay una serie de estereotipos, muchas veces fomentados desde los medios de comunicación que hacen ese símil del refugiado con el delincuente o del sicariato con el colombiano, generando desconfianza en la sociedad. Creo que siempre tenemos que recordar que tenemos compatriotas migrantes fuera y que aplicando el principio de reciprocidad, con la mirada de los derechos humanos, pedir para los que llegan lo mismo que queremos para los nuestros que están afuera.

¿Cree que la ciudadanía universal se puede dar en algún momento?

Es un principio de nuestra Constitución y es un mensaje al mundo. Creemos en la ciudadanía universal, en la libre circulación de las personas, en que no nos importa el lugar en el que nacieron. También tenemos que cambiar las cosas desde adentro, porque ese gran mensaje empieza por generar un debate en la sociedad y ver lo que estamos haciendo desde la promulgación de las leyes.

¿Cómo aporta el proyecto de Unasur a la ciudadanía sudamericana?

No hay un articulado específico sobre la ciudadanía latinoamericana, eso está incorporado en la Constitución, en la que hicimos un capítulo específico sobre la integración latinoamericana. Cuando elaboramos ese articulado pensamos que hacía falta uno específico sobre la integración latinoamericana para generar ese mecanismo vínculo con los que están más cercanos.

Ese gran sueño de construir la patria grande empieza aquí, lo pusimos en nuestra Constitución porque para nosotros era mucho más importante establecer mecanismos de cercanía, de hermanamiento con las naciones latinoamericanas. Precisamente, a propósito de ese articulado se ha logrado una serie de acuerdos y acercamientos con otros países para pensar en procesos que van avanzando hacia la eliminación de visas y de otros requisitos para la libre circulación en la región. Por ejemplo, Unasur ha planteado el tema del pasaporte sureño o latinoamericano como herramienta que permite la integración. Para nosotros es un horizonte, por eso, cuando hablamos de integración nos interesa principalmente la integración con Latinoamérica.

Andrea Benalcázar es Jefa de Comunicación de la Defensoría Pública del Ecuador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *