“La justicia tiene que alcanzar la efectivización de los derechos ciudadanos”

“La justicia tiene que alcanzar la efectivización de los derechos ciudadanos”

abril 29, 2015
in Category: Entrevistas
0 17030 0
“La justicia tiene que alcanzar la efectivización de los derechos ciudadanos”

El presidente de la Corte Nacional de Justicia, Carlos Ramírez, analiza los avances que significará, para la justicia no penal ecuatoriana, el nuevo Código Orgánico General de Procesos. La oralidad es el gran paso que dará el país, para agilitar los juicios y dar una respuesta oportuna a la ciudadanía que utiliza el sistema de justicia.

¿Por qué es importante un Código General de Procesos?

Creo que habría que analizar las deficiencias del sistema procesal escrito que rige actualmente: es un sistema que no da mayores facultades al juez para dirigir el proceso, por eso se ha dicho, en algunas ocasiones, que el juez es un convidado de piedra. Es un sistema que tiene demasiados trámites y eso complica el avance de los juicios. Se ha dicho que entre el Código de Procedimiento Civil y demás códigos y leyes se cuentan alrededor de 80 trámites. También la legislación actual, el proceso escrito, de alguna manera no permite controlar la deslealtad procesal, por ejemplo: es práctica, costumbre de abogados, presentar la prueba en los juicios el último día y el último minuto del tiempo para dar la prueba.

Y eso, ¿cómo obstaculiza el avance del proceso?

Indudablemente obstaculiza, sobre todo, no permite que se aplique ese principio de contradicción desde el inicio del proceso. Entonces, hay que corregir todas las deficiencias y, en especial, hay que cumplir con el mandato constitucional de 1998 y de la actual Constitución de que en el Ecuador todas las causas, todas las materias y niveles se sustanciarán en el sistema oral.

Por eso, ha sido importante el trabajo conjunto entre el Consejo de la Judicatura y la Corte Nacional, para elaborar este proyecto de Código General de Procesos y presentarlo a la Asamblea.

¿Cuáles son los principios que rigen este proyecto?

Actualmente, un criterio que orienta el sistema procesal contemporáneo es la humanización de la justicia que implica que el sistema procesal debe tener como centro y como razón de ser a la persona y, sobre todo, la justicia tiene que alcanzar la efectivización de los derechos de los ciudadanos. Este proyecto contempla esa orientación y, por cierto, también debemos tener presente la complementariedad entre el derecho sustancial y el derecho procesal, justamente este último tiene como método la instrumentalidad para hacer efectiva la legislación del derecho sustancial y los derechos de ciudadanas y ciudadanos.

Entonces, este nuevo Código General de Procesos tiene que corregir esas deficiencias del sistema escrito. Estamos yendo al sistema oral cumpliendo el mandato constitucional, ese es un cambio radical no solamente normativo sino también en la cultura judicial.

Ese va a ser un gran reto, por el enorme peso de la cultura de lo escrito.

Es un gran reto para juezas y jueces, para abogados y para las facultades y escuelas de Derecho del país que tienen que incluir en su currículo todos los medios para el litigio en oralidad.

¿Cuáles son las ventajas de la oralidad en el sistema de justicia?

Tendríamos que partir de los principios rectores que están presentes en este Código. El primer principio es el de la oralidad y desde luego que no es un sistema oral puro porque la demanda y la contestación tienen que darse y hacerse por escrito y, también, si bien la resolución se pronuncia en audiencia, luego tiene que la motivación darse por escrito. Pero las grandes ventajas del sistema oral son la inmediación y la concentración, el juez está en contacto directo con las partes y con la prueba, y eso le permitirá resolver con oportunidad, con celeridad y con certeza.

¿Hay un balance positivo en la aplicación de oralidad en la justicia penal que permita prever que también será positiva en esta otra parte del sistema de justicia?

Tenemos experiencia en lo penal, en lo laboral, niñez y adolescencia e indudablemente que el sistema oral nos permitirá resolver con oportunidad, con celeridad, con certeza. Desde luego que para la aplicación del sistema oral necesitamos más recursos humanos, infraestructura civil, infraestructura tecnológica, pero todo eso está previsto por la Judicatura.

¿Cuáles son los grandes temas imprescindibles de este Código?

El sistema escrito actual tiene alrededor de 80 trámites, en este nuevo Código General de Procesos todo eso se reduce a cuatro caminos: un proceso ordinario, un proceso sumario, un proceso monitorio y un ejecutivo, y se ha previsto en el proceso ordinario dos audiencias, una preliminar y otra de juicio.

La audiencia preliminar es de muchísima importancia, porque allí se va a sanear el proceso para evitar que se tramiten juicios que no cumplen los presupuestos necesarios para, al final, llegar a una sentencia de fondo. Muchas veces, en el sistema actual, tiene que tramitarse un juicio durante largo tiempo, pasan años para que al final el juez se inhiba de dictar la sentencia. Eso es lo que se trata de evitar con esta audiencia preliminar en donde, por ejemplo, se resuelvan las excepciones o se planteen las excepciones de la resolución previa como la competencia del juez, si el juez es incompetente para qué vamos a tramitar un proceso.

Se plantean excepciones como las relativas a la legitimación en causa, legitimación en proceso de prescripción, caducidad causa juzgada, etc. Es importante para evitar un proceso que no tenga los presupuestos necesarios para una sentencia de fondo.

En materia laboral, ¿cuál es el gran cambio que trae este nuevo Código?

En la actualidad, en el sistema laboral se aplica oralidad, pero hay cambios importantes en el sentido de que contamos con dos audiencias, una audiencia preliminar, una audiencia de juicio, y la resolución tiene que darse en la misma audiencia.

¿Aplica para todas las materias?

Se aplica para todas las materias, sin excepción. Tal vez otro punto importante es el tema de la lealtad procesal que hay que corregir.

¿Qué significa lealtad procesal?

Le explico con un ejemplo: en la presentación de la prueba acostumbramos a presentarla en el último momento, en el nuevo Código General de Procesos se está estableciendo que la prueba será anunciada en la demanda y en la contestación de la demanda, con eso se consigue la pronta contradicción en el proceso: el demandado o el actor saben exactamente qué es lo que tiene que tramitarse, probarse en la audiencia de juicio. Eso ayuda indudablemente al litigio responsable que es un principio que está aplicando en el Código Orgánico General de Procesos.

Los casos que entran al sistema no penal, son los casos del conflicto de la sociedad, que evidencian una incapacidad de llegar a acuerdos que no sean dentro del sistema de justicia. ¿Qué opina al respecto?

El Consejo de la Judicatura está trabajando mucho en el tema de la cultura del diálogo y por eso se ha creado un buen número de centros de mediación. De alguna manera se está insistiendo en que los jueces de la justicia ordinaria deriven los trámites de los juicios a los centros de mediación, eso sirve para descongestionar a los juzgados y resolver con mayor prontitud y rapidez los casos.

Me parece que va en muy buen camino, que hay grandes avances en este campo. Debemos alcanzar la cultura del diálogo, no solamente del litigio, para resolver los conflictos en un centro de mediación.

La ciudadanía, sobre todo, la más desprotegida, la más vulnerable que también acude al sistema de justicia no penal, ¿cómo se beneficiará con este nuevo Código?

En principio, por la oportunidad de las resoluciones. No olvidemos que este Código tiene que partir del cumplimiento de la observancia de principios constitucionales como el de la accesibilidad del debido proceso, de la tutela judicial efectiva que implica que ciudadanos y ciudadanas tengan posibilidad de llegar a un juicio para plantear sus temas, que tengan la posibilidad normativa de conseguir una resolución, una sentencia en el menor plazo posible y, sobre todo, que esa sentencia se cumpla, se ejecute en un plazo razonable.

¿En qué tiempo prevén, a partir de la aprobación del Código, que se empiece a ver resultados efectivos del cambio de la justicia no penal?

Luego de la expedición del Código habrá un tiempo prudencial para que el Consejo de la Judicatura prepare su implementación. Se requiere de la capacitación de los operadoras de justicia, inclusive, de abogados privados; se requiere la instalación de infraestructura, la implementación tecnológica… No obstante, el Consejo de la Judicatura ha logrado crear más juzgados; tenemos un mayor número de jueces, si no me equivoco contamos con alrededor de 11 por cada 100 000 habitantes; tenemos una infraestructura en la Función Judicial fortalecida. De tal manera, creo que estamos en gran medida preparados para la implementación de este Código.

Amelia Ribadeneira

Periodista y docente universitaria

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *