Un joven estuvo cuatro meses preso por robar un tarro de leche en Quito

Un joven estuvo cuatro meses preso por robar un tarro de leche en Quito

noviembre 28, 2013
in Category: Casos
0 9370 0
Un joven estuvo cuatro meses preso por robar un tarro de leche en Quito

La sabiduría popular reza que ninguna desgracia viene sola. Esta sentencia parece haberse cumplido para Darwin Laz, un quiteño de 30 años de edad, que estuvo privado de la libertad durante cuatro meses.

Tiempo atrás, Geovanny Laz, uno de sus hermanos, sufrió un severo traumatismo craneal que le provocó un derrame cerebral, desde ese momento, la familia se encargó de su cuidado. Sin embargo, la situación se volvió dramática cuando Darwin perdió su empleo como vendedor, y con él, la posibilidad de cubrir los gastos médicos y alimenticios del hogar.

La tarde del 24 de junio de 2013, mientras iba rumbo a su casa en el barrio “La Forestal”, al sur de la capital, y ante la urgente necesidad económica que lo acosaba, tomó una decisión repentina.

Al pasar por una farmacia ubicada en el populoso sector conocido como “Las 5 esquinas”, Darwin decidió robar un tarro de leche en polvo que se encontraba visible en uno de los estantes, con la esperanza de hacerlo rápidamente y sin que lo vieran.

Después de notar el hecho, Alex Masabanda, uno de los guardias del lugar quiso impedirlo, en ese momento, Darwin, presa del nerviosismo y la desesperación, lo amenazó con un cuchillo de cocina, pero antes de que pudiera huir fue detenido por algunos transeúntes que se encontraban cerca.

A la mañana siguiente, Darwin fue trasladado por la policía hasta la Unidad de Flagrancia, donde inicialmente se le imputaron cargos por robo agravado en base al contenido del informe policial y un avalúo de evidencias donde se detallaba que había sustraído un tarro de leche en polvo y cuatro desodorantes por un monto de 34 dólares.

El mal rato para él apenas comenzaba, pues, al encontrarse impedido de seguir el proceso bajo patrocinio de un abogado privado, pensó que sus opciones se agotaban, se vería obligado a cumplir una condena en la cárcel, quizá por varios años. Fue ahí cuando se le notificó que la Defensoría Pública, a través de uno de sus funcionarios, lo asesoraría.

A partir de allí se inició un largo proceso. El defensor público, Mario Sánchez, tomó el caso en primera instancia y solicitó que se dictaran medidas alternativas tomando en cuenta que el valor de los objetos robados era ínfimo, y el hecho de que recluyeran a su defendido no estaba justificado. Sin embargo, la jueza dictaminó prisión preventiva mientras el proceso siguiera adelante.

Al rendir su versión en el Juzgado, Darwin, en calidad de sospechoso, reconoció que había sustraído el tarro de leche por necesidad, buscando algo que pudiera vender para comprar la comida de ese día y que los desodorantes los puso en sus bolsillos el guardia de seguridad.

Páginas: 1 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *