La prisión como castigo parte del supuesto de la rehabilitación social

La prisión como castigo parte del supuesto de la rehabilitación social

noviembre 29, 2013
in Category: Perspectivas
0 17260 0
La prisión como castigo parte del supuesto de la rehabilitación social

Isaac Asimov, el aclamado escritor de ciencia ficción, señaló con toda razón que “la violencia es el último recurso del incompetente” y más aún –pienso yo- cuando dicha violencia es ejercida por el Estado.

La prisión es efectivamente un acto violento y, por ello, siempre fue concebida como último recurso de la ley. Así se han pronunciado el ministro de la Corte Suprema de Justicia Argentina, Eugenio Zaffaroni; el secretario de los Servicios Penitenciarios, Rehabilitación y Justicia Juvenil de la Generalitat de Cataluña, Albert Batlle; el inspector general de los Servicios Sociales de la Administración Penitenciaria italiana, Renato Breda… por citar unos pocos ejemplos de por dónde tienen que dirigirse los argumentos y las reflexiones.

22-02La prisión como castigo parte del supuesto de la rehabilitación social. Es decir, en palabras de Michel Foucault, “después de una estadía en la prisión, gracias a una domesticación de tipo militar y escolar, vamos a poder transformar a un delincuente en un individuo obediente a las leyes. Se buscaba la producción de individuos obedientes (… pero) mientras más tiempo se pasaba en prisión menos se era reeducado y más delincuente se era. No sólo productividad nula, sino productividad negativa. En consecuencia, el sistema de las prisiones debería haber desaparecido. Pero permaneció y continúa, y cuando preguntamos a las personas qué podríamos colocar en vez de las prisiones, nadie responde”.

En efecto, las cárceles en el mundo entero son esa especie de testimonio vivo del error humano: seguir haciendo lo mismo y pretender un resultado diferente, concepto atribuido a Einstein y que se suele repetir con asiduidad en los últimos tiempos.
“(…) La cárcel en lugar de rehabilitar y ser un medio para reincorporar al individuo a la sociedad, lo que hace es perfeccionar y reproducir la violencia, es una escuela del delito en donde básicamente no se brinda programas de rehabilitación social y menos de reinserción, existiendo un alto índice de reincidencia”. Esta es la tercera reflexión de la parte introductoria de la nota dirigida al Relator sobre cuestiones penitenciarias de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, por parte de la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos de la República del Ecuador (CEDHU), en 2011.

Páginas: 1 2 3 4 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *