La pandemia que conmueve al país y al mundo pone al descubierto temas relacionados con la violencia intrafamiliar, en especial contra la mujer, en todos los niveles de la sociedad. Los casos experimentan un incremento y, con ello, la necesidad de replantear objetivos y reforzar servicios que ofrecemos las instituciones para prevenir y erradicar este fenómeno social.

Hoy, es uno de los mejores momentos para reflexionar sobre la importancia de la mujer, su rol histórico, su trascendencia y proyección en una sociedad que busca, cada vez más, poner alto a la inequidad y a todo tipo de violencia. Así mismo, es la ocasión propicia para analizar los logros, evaluar los planes y programas que impulsamos autoridades, instituciones y sociedad civil, con el propósito de definir o renovar estrategias, que permitan generar oportunidades y mejorar las condiciones de vida para la mujer.

Los avances son importantes, pero la igualdad de género todavía es una deuda pendiente, por ejemplo el acceso de mujeres a las mismas opciones laborales que los hombres. Un estudio de la Organización Internacional del Trabajo señala que, a escala mundial, el 71% de los hombres trabaja frente al 45% de mujeres. En 2018-2019, otro análisis determina que las mujeres cobran alrededor del 20% menos que los hombres. En Ecuador, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos indica que las mujeres reflejan una mayor carga de trabajo no remunerado, de más de 22 horas semanales, en relación con los hombres.

En el mundo, hasta 2019, los parlamentos tenían una representación femenina de apenas el 25%, mientras que una de cada tres mujeres ha sido víctima de violencia de género. En Ecuador, la cifra de participación femenina en la Asamblea Nacional bordea el 39% y 65 de cada 100 mujeres han sufrido algún tipo de violencia.

Uno de los temas prioritarios de nuestra gestión al frente de la Defensoría Pública constituye la atención a víctimas, servicio que lo realizamos con profesionalismo y, por eso, especializamos en la materia a 102 defensores públicos. Dentro de nuestras competencias, garantizamos a la mujer el pleno acceso a la justicia, la asesoramos y patrocinamos; evitamos la revictimización y demandamos la reparación integral, si el caso lo amerita.

En temas de violencia intrafamiliar asumimos el patrocinio y acompañamiento de la víctima, sin distinción ni restricción alguna. Jamás solicitamos información de índole económica, social o cultural en casos de violencia intrafamiliar, en materia penal, en atención a víctimas.

Somos parte del Sistema Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres y desde febrero de 2018 hasta abril de 2020 atendimos a alrededor de 40.620 usuarias. En total, en ese período, nuestros servicios llegaron a 334.686 mujeres, en diferentes casos.

Nuestra labor se complementa con la atención en consultorios jurídicos gratuitos de universidades, gobiernos autónomos descentralizados y otras organizaciones, que son acreditados, monitoreados y evaluados por la Institución, como un factor esencial para garantizar mayor acceso a los usuarios.

Mediante la campaña “¡Defiéndete! Mujer”, que impulsa la Defensoría Pública, hacemos énfasis en que cada mujer está llamada a defender, en toda instancia, sus elementales derechos, sus sueños, sus aspiraciones: su proyecto de vida. La diversidad de creencias, colores, credos, las identifica y las fortalece en su esencia.

El 2020 tiene que ser un año decisivo para conseguir un verdadero cambio integral, con el firme propósito de generar un mundo más asequible, inclusivo y equitativo para las mujeres. El cambio tiene que ser en cada gesto, acción y política pública que apliquemos como un compromiso de todos por el bienestar de la familia y la sociedad.

“Soy de la Generación Igualdad: Por los derechos de las mujeres”, tema que impulsa Naciones Unidas en este año, es de singular importancia para establecer consensos y empoderar a las mujeres en el respeto a sus derechos, sin distinción alguna.

Además, es un baluarte fundamental en la defensa de grandes principios y valores como la democracia, la solidaridad entre los pueblos y la activa participación por causas nobles que determinan la libertad y la justicia. Las mujeres son las verdaderas protagonistas del cambio, de la construcción de un mundo mejor.

Conscientes de su papel histórico, en un acto conmemorativo por el Día Internacional de la Mujer, la Defensoría Pública reconoció su gran valía a todas las mujeres, en especial, a quienes se identifican con la misión institucional, la protección de los derechos de quienes más lo necesitan; por sus cualidades, trabajo y vocación de servicio que engrandecen al país.

En el evento, entregamos placas de reconocimiento a la primera mujer presidenta de la Corte Nacional de Justicia, Paulina Aguirre Suárez, y a destacadas mujeres como: María Cristina Kronfle, Rosalía Arteaga, Lucila Chiguano y Carmen Carcelén.

Como Institución garantista de derechos, elevamos nuestra voz para que impere un acuerdo nacional, que incida en la reducción de la violencia de género e intrafamiliar que afecta a niñas, adolescentes y mujeres, en detrimento de la sociedad. Aspiramos que toda acción de cambio en pro de esta causa comience en el hogar y se replique en la escuela, en el ambiente laboral y en cada espacio, para que predomine una sana convivencia y redunde en el bienestar de todos los ciudadanos.

En la presente edición de la revista “Defensa y Justicia” destacamos distintos enfoques que abordan la realidad de la mujer y alternativas de solución a sus problemas, en diferentes ámbitos, tales como: “Redes de apoyo a mujeres víctimas de violencia: una propuesta para generar resiliencia”, “Análisis de conductas violentas en personas sentenciadas”, “Factores de soporte en casos de violencia sexual”, “La publicidad como imposición social para las mujeres: estudio de los Trastornos de la Conducta Alimentaria”, “Empoderamiento político de mujeres en Ecuador”, “Participación política plena de la mujer, ¿realidad o utopía?”, “Importancia de las ordenanzas municipales en la lucha de la violencia contra la mujer”, “Más en lo sustantivo”, la entrevista a la imbabureña, Carmen Carcelén, bajo el título “Ayudar a las personas me hace feliz” y la campaña institucional ¡Defiéndete! Mujer.

Agradecemos el valioso aporte de estudiantes, catedráticos universitarios y defensores públicos quienes, con sus estudios y artículos, enriquecen el análisis de esta temática que demanda reflexión, empoderamiento y una nueva visión para encontrar alternativas de solución a la situación de la mujer y su proyección en el futuro.

Dr. Ángel Torres Machuca
Defensor Público General