El COIP será una herramienta fundamental para el sistema de justicia

El COIP será una herramienta fundamental para el sistema de justicia

febrero 7, 2014
in Category: Entrevistas
0 10390 0
El COIP será una herramienta fundamental para el sistema de justicia

El asambleísta Mauro Andino, presidente de la Comisión de Justicia, considera que el nuevo Código Integral Penal (COIP) es un avance en legislación penal y que está sustentado en la perspectiva garantista contemplada en la Constitución de Montecristi.

¿Cuál es el concepto político que tiene el nuevo Código Integral Penal?

Primero debemos señalar que este es un gran proyecto que se ha hecho realidad. Hemos dejado atrás un código penal anacrónico, obsoleto, que incluso no iba de la mano con nuestra Constitución garantista, de justicia y de derechos. Si por concepto político entendemos cuál es la política penal, debemos recurrir indudablemente a la Constitución de Montecristi y a lo que nos inspiró a quienes fuimos parte de esa constituyente, al expresar que los derechos y la justicia social son la base fundamental del convivir de los ciudadanos. Por lo tanto, podría señalar que lo que viene a sintetizar el concepto político es la garantía de los derechos de los ciudadanos y ciudadanas, igualdad de armas procesales, no solamente para las víctimas, sino también para quienes están procesados o cumplen una sentencia.

Los estudiosos del Derecho ubican a los códigos en determinadas doctrinas, ¿en cuál se ubica el nuestro?

Aplicando una serie de doctrinas nos adecuamos a una concepción moderna con la finalidad de hacer realidad lo que estipula nuestra Constitución de Montecristi: fundamentalmente, insisto, garantizar los derechos de las víctimas, conseguir su reparación integral sin descuidarnos de quienes están procesados o sentenciados.

Del proyecto que lideró el Ministerio de Justicia en el 2011, frente al que finalmente se aprobó, ¿cuánto se aplicó? ¿Este proyecto fue la base o varió completamente?

El proyecto que nació en el Ministerio de Justicia, si bien fue una iniciativa del compañero Presidente de la República, tuvo muchísimos cambios. ¿Por qué? Porque el proyecto inicial traía delitos anacrónicos, delitos que estaban en contraposición con la propia Constitución e incluso textos mal copiados de lo que hoy está vigente. ¿Qué es lo que tuvimos que hacer? Depurar una serie de delitos y adecuar los nuevos tipos penales, porque a medida que el mundo va avanzando, obviamente, la delincuencia también va avanzando y los delitos se van incrementando, van cambiando. Es por eso que tuvimos que hacer un cambio al proyecto inicial que vino del Ministerio de Justicia y difiere de lo que hoy ya está publicado en el Registro Oficial.

8-81¿Cuál es el impacto que va a tener la aplicación del COIP en la sociedad ecuatoriana?

Va a ser una herramienta fundamental para los operadores de justicia y para la comunidad, porque va a tener mayor seguridad, va a haber un combate a la delincuencia, al crimen organizado y a una serie de delitos que lamentablemente se han incrementado en el país.

¿Qué opina de algunos comentarios con respecto a que la Policía tiene un excesivo poder? Un ejemplo es el caso de que un policía infiltrado en una investigación puede cometer un delito -como un crimen o violación-, pero como está infiltrado no va a tener ninguna sanción judicial.

Consideramos que esta es una figura innovadora en el Ecuador, que se aplica en otros países y que va a contribuir a que la Policía, la Fiscalía y el juez de garantías penales cuenten con los elementos necesarios para combatir el crimen organizado, el narcotráfico y todo tipo de delitos. Por lo tanto, no es que la Policía o la Fiscalía tengan un poder sumamente grande ante el juez de garantías penales.

La preocupación es que haya equilibrio en las armas de la investigación del delito, en el procesamiento de la investigación por parte de la Fiscalía, en el juzgamiento y la defensa para que no quede ninguna pata suelta y realmente se aplique la justicia.

Pero cabe la posibilidad de que un policía encubierto pueda extralimitarse en su trabajo y cometer un delito durante la investigación, y como tiene la categoría de infiltrado, no será sometido a un proceso judicial.

Para que un agente encubierto pueda intervenir en uno de estos posibles tipos penales se tiene que cumplir con una serie de requisitos que establece el mismo Código Integral Penal en el Libro Segundo. Cuando hablamos del procedimiento, el fiscal es el que tendrá que solicitar y el juez de garantías penales analizará el caso y de haber fundamento, autorizará para que ese agente encubierto pueda llevar a cabo esa investigación y se infiltre precisamente en el crimen organizado, so pena de que este agente encubierto si incumple con sus funciones, si va más allá de lo que está disponiendo la Fiscalía o el juez de garantía penales, pueda tener una responsabilidad inclusive de carácter penal.

¿Cuáles son los nuevos delitos que se recogen en el nuevo Código?

Hay que hacer dos precisiones: conforme había indicado inicialmente se hizo una depuración de algunos delitos que no creíamos necesarios en los actuales momentos, como, por ejemplo, el delito de injurias. Actualmente están vigentes aproximadamente 20 tipos y hoy lo hemos reducido a dos siguiendo con el ordenamiento de carácter internacional, inclusive, con las sugerencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. ¿Cuáles son los nuevos delitos?: el sicariato, si bien hablamos del asesinato por remuneración, se le ha querido visibilizar para dar una respuesta a la comunidad. También hemos planteado el homicidio culposo por mala práctica profesional; el femicidio; la violencia contra la mujer o miembros del núcleo familiar; el secuestro extorsivo; la interceptación ilegal de datos; la no afiliación al IESS; el maltrato o uso de animales domésticos; el enriquecimiento privado no justificado; pánico económico; pánico financiero; captación ilegal de dinero, entre otros tipos de delitos más que están incorporados en este Código Integral Penal.

En el tema específico de las mujeres, ¿cómo el nuevo Código Penal ayudará en la protección de sus vidas?, que es prácticamente lo que siempre está en riesgo.

Detectamos que hay una gran cantidad de actos violentos en contra de las mujeres, lo que significa que requieren de una atención especial, prioritaria, con procedimientos más ágiles, más dinámicos, especiales, precisamente para combatir este tipo de violencia. Y no solamente llegamos hasta ahí, sino a penalizar al femicidio.

Lo que tiene que ver con la violencia física, sicológica o sexual que hoy está en la Ley contra la violencia, la mujer y la Familia como contravención, lo elevamos a la categoría de delito, con un poco más de dureza, ya que las contravenciones no han respondido o no han dado los resultados esperados.

¿Le parece que en el tema del aborto la Asamblea Nacional quedó en deuda con las mujeres?

Fue un tema que se debatió ampliamente, no obstante, ese debate no ha culminado. Si bien, muchos tuvimos la esperanza de dar un giro de 180 grados, hubo criterios y criterios, sectores que comparecieron a la Comisión a defender a ultranza el no aborto a todo nivel, inclusive, sin perjuicio de que la madre pudiera perder la vida frente a la opinión de otros sectores que decían que había que despenalizar de manera general el aborto. No se pudo hacer ni lo uno ni lo otro y en definitiva lo que está recogido es lo que hoy se encuentra vigente en nuestro ordenamiento penal, hubiéramos querido ir más allá, pero lastimosamente no se pudo. Ojalá con el devenir del tiempo, la cultura conservadora de nuestro país cambie y permita que exista esa libertad, pero con ciertas restricciones.

¿Usted es partidario del aborto por violación?

Creo que si una mujer queda embarazada a la fuerza, producto de una violación, debería tener la libertad de decidir.

En el COIP, hay un incremento generalizado de penas en todos los delitos a excepción de drogas, ¿por qué?

Ciertos medios de comunicación o ciertos actores han dicho que se han incrementado las penas en este Código, no es así, lo que hemos hecho es una revisión total y hemos adecuado a lo que establece el artículo 76 de la Constitución: la proporcionalidad de la pena de acuerdo al delito que se comete. En lo que tiene que ver a las drogas, se ha diferenciado el consumo asociado a un tema de salud pública con el cometimiento del delito de drogas. Tal como está vigente en la Ley, se puede sancionar con la misma pena a una persona que puede traficar o transportar dos o cinco gramos igual con la que trafica una tonelada. Hay una desproporcionalidad en la aplicación de las penas y lo que hemos hecho es simplemente corregir.

¿Cree que el endurecimiento de las penas aportará en la reducción de los delitos?

Reconozco que en ciertos hechos hemos incrementado las penas, son casos de peculado, enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias, ¿por qué?, porque estos delitos van de la mano de la corrupción, y a la corrupción hay que combatirla. En el resto es obvio que endurecer las penas no es la solución para bajar o erradicar la delincuencia o el crimen organizado, para ello hay otros mecanismos, como prevención, educación, cultura de paz, y allí juegan papeles importantes el Ejecutivo, la Función Legislativa, los gobiernos autónomos descentralizados y nosotros como ciudadanos.

¿Cómo se ubica el Ecuador en relación a América Latina? ¿Podemos considerar que hemos avanzado en legislación penal?

Considero que hemos logrado algunos objetivos en esta gran reforma penal. Estaríamos a la par de varios países de Latinoamérica con una legislación moderna, llegando a lo que la Constitución del 98 había determinado y a lo que está ratificado en la del 2008: la oralidad que es sumamente importante para dejar atrás los procedimientos escritos y engorrosos, y evitar la corrupción que existía y que aún puede existir en ciertas dependencias de la Función Judicial.

¿Qué temas importantes quedaron fuera del COIP?

A futuro deberían salir las contravenciones del ámbito penal y pasar al administrativo, estar dentro de las competencias de los gobiernos autónomos descentralizados. Es un tema que debería irse debatiendo, analizando y con el tiempo pueda ser una realidad.

Amelia Ribadeneira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *