“Necesito un papel que justifique quien soy, sin papeles no soy nada”

“Necesito un papel que justifique quien soy, sin papeles no soy nada”

junio 7, 2014
in Category: Casos
0 8730 0
“Necesito un papel que justifique quien soy, sin papeles no soy nada”

“Yo estaba en Italia con otras personas árabes. Cogimos un barco que nos llevó a África y ahí estuvimos presos un mes, hasta que vinieron unas personas de derechos humanos a ayudarnos. A cada uno de nosotros nos dieron un pasaporte y nos mandaron al Ecuador”, así empieza Samir el relato de su vida como inmigrante indocumentado en Ecuador.

Han pasado tantos años que recordar la fecha de su llegada es difícil para él, estima que fue en 1995 o 1996. Mientras intenta recordar, sus ojos bailan mirando el techo de un lado a otro. Tiene ojos grandes y oscuros, que se oscurecen aún más cuando cuenta su historia. En su rostro son muy marcadas las líneas de expresión. Con su mano derecha toca ansiosamente su quijada y sus labios. Mueve su cabeza, mira abajo, alrededor y después nuevamente toca su quijada y sus labios. Continúa con su relato.

“Llegamos al Ecuador, pero el pasaje que nos dieron era sin regreso. Sufrimos bastante porque no teníamos plata, no teníamos nada. Bueno, pasó el tiempo, fuimos al ACNUR acá. Nos ayudó un tiempo, un mes, y después dijo que ya podemos hacer nuestra vida, que ya no dependíamos del ACNUR y ahí empezamos cada uno a hacer lo que podía. Uno se casó, otro se fue a otro lado y a mí me robaron el pasaporte que me habían dado los de derechos humanos”.

Sin muchos detalles, Samir cuenta que fue así como se quedó sin documentos que respalden su identidad en un país tan lejano a sus tierras árabes, como Ecuador.

“Sin papeles, no me siento nada. La ley hay que respetarla, es normal, pero necesito un documento, ser legal aquí. Necesito respaldo. Yo soy un ser humano. Lo único que me falta es el documento. Ya he sufrido bastante, hasta ahora busco una esperanza. Estoy ilegal, no tengo un documento para poder hacer mi vida, trabajar”.

Samir llegó a Ecuador con cuatro árabes más, les prometieron que esto era solo un paso. “Nos dijeron para ir a Estados Unidos. ‘No hay problema, cruzas un río chiquito y ahí estás en Estados Unidos’, así nos dijeron. Yo no conocía. Yo pensaba que era verdad. Me dijeron que van a haber unas personas que nos esperan acá, en Ecuador. Pero no había nadie. Estuvimos en el aeropuerto una semana sin comer, tomábamos solo agua. Nos engañaron”.

Después de unos pocos días en Ecuador, la Policía los llevó a la embajada de Estados Unidos, lugar del que supuestamente eran los pasaportes y el que era también su destino final. “Presentamos los pasaportes y todo, pero el Embajador dijo que no sabía nada de esos pasaportes. De ahí nos mandaron al ACNUR para que estudien nuestro caso, para darnos la calidad de refugiados. Nos mandaron a un hogar por la Marín donde están los mendigos y los pobres, San Francisco creo se llamaba. Ahí pasamos un mes”.

Después de este tiempo Samir y sus cuatro compañeros árabes tuvieron que salir del hogar y buscar la forma de continuar con sus vidas.
“Dos amigos míos se iban a Londres y cuando llegaron al Aeropuerto les dijeron que ese pasaporte no servía para viajar, solamente para llegar al Ecuador. De los amigos que vinieron conmigo acá ya no queda ninguno. Algunos pudieron regresar a su país. Son 20 años que llevo aquí, ya soy ecuatoriano pues -dice entre risas- Solo me falta la bandera del Ecuador”.

“De ahí me quedé aquí en Ecuador, no puedo arreglar la situación. No tengo la embajada de mi país aquí”. Samir nació hace 48 años en el tercer mayor puerto de Argelia, una ciudad llamada  Skikda, ubicada al noreste del país, en el Golfo de Stora. Abandonó su país en los noventas huyendo de la Guerra Civil Argelina, “salí del país, había muchos problemas, mucho terrorismo, atentados, ponían bombas en las casas. No podía aguantar ahí. Me subí a un barco y me fui buscando una vida normal”.

10f29Este conflicto armado en Argelia se produjo entre el gobierno y grupos rebeldes islamistas. Empezó en 1991 y terminó en el 2002 con la rendición del Ejército Islámico de Salvación y la derrota del Grupo Islámico Armado. Todavía se producen conflictos de baja intensidad en algunas zonas. Se estima que murieron entre 150.000 y 200.000 personas. En esta guerra Samir perdió a su hermano y a su padre.

Mira en una computadora la foto de la playa de Skikda y recuerda que vivía con su padre y su familia en una casa en el puerto. Comían mucho pescado, pero él destaca especialmente el sabor de la sardina.

Samir quiere tener su propia familia algún día. Quiere hijos, pero por ahora esa no es una posibilidad porque no podría ni siquiera inscribirlos con su apellido. Cada paso que quiere dar en su vida es un callejón sin salida. Para todo necesita un documento de identidad. Un papel que le diga al mundo quien es él y de donde viene.

Hace más de quince años no ve a su familia. “Me gustaría ir, pero los papeles no tengo, no puedo hacer nada. Ahora estoy esperando que me salga una luz. Estoy perdido. Me siento solo. Aquí tengo que buscar la forma de sobrevivir y eso es duro, es peligroso también”.

Recuerda que al salir del hogar en el que estuvo un mes cuando llegó al Ecuador, tuvo que buscar la manera de sobrevivir sin su pasaporte.
“Busqué la forma de hacer algo. Dormí en la calle, sin comida, sin nada. No sabía hablar español, aprendí hablando con la gente, poco a poco. Aprendí en la calle. Aprendí muchas cosas. Encontraba un lugar para dormir y descansar en la calle. Aguanté mucho pero la vida sigue. Ojalá consiga un documento para poder viajar”.

Samir quiere visitar su tierra, dice que es importante para cualquier persona que está lejos de su país de origen. “Algunas personas se hacen inmigrantes y se van a otros países, pero siempre tienes que regresar a tu país, porque te vas a cansar. Te van a pasar muchas cosas que cansan, tienes que regresar a tu país. Es difícil, es duro, además el idioma, tienes que saber muchas cosas. Toda esa gente que está afuera de su país tiene que regresar a su tierra, sentirse con sus familias”.

Ahora vive en Quito con su pareja que es ecuatoriana.  “Ella me está ayudando, sabe todo lo que me ha pasado. Estamos juntos dos años. Le conocí en un lugar donde venden comida árabe. Yo trabajaba haciendo shawarmas, preparando las pipas árabes, limpiando el local. Ella venía como clienta y ahí nos conocimos. Siempre hay unos paisanos árabes que te pueden ayudar. En cualquier país en el mundo, buscas a tus paisanos y te ayudan, pero no te pagan lo justo”.

El trabajo es uno de los principales problemas para Samir, por la falta de documentos.

“He tenido que aceptar lo que me dan de trabajo, los sueldos son bajos si no tienes papeles, 30 o 20 dólares a la semana. No puedes tener empleo fijo. A veces trabajo lavando platos o limpiando. Se tiene que hacer lo que sea para sobrevivir. Tengo oportunidad para trabajo, pero me piden papeles, residencia y me quieren cobrar mucha plata para arreglarme los papeles. Quiero un respaldo del Gobierno que me pueda ayudar”.

En su país, Samir trabajaba en plomerías sanitarias. Quisiera tener un trabajo normal aquí en Ecuador. “Necesito trabajar, necesito el documento, no puedo hacer nada. Los papeles son muy importantes. No puedo abrir una cuenta en el banco, sacar una licencia de manejo. Un pasaporte para viajar”.

10f30El acceso a trabajo es solo uno de los problemas de Samir. Los líos con la Policía no han faltado. Lo han llevado detenido tres o cuatro veces. “La vida la estoy viviendo así hasta que me coja otra vez la Policía. Salgo a la calle y me cogen preso por ilegal. Una vez pasé preso hasta un mes. Viajaba en un bus y se subieron los de inmigración. Me bajaron y me llevaron a la cárcel de Santo Domingo. Yo les dije que no puedo hacer nada porque no tengo mi embajada aquí. Regresé acá, a Quito, y en Inmigración me dieron un tiempo para arreglar los papeles. No pude hacer nada”.

Por eso ahora Samir prefiere no viajar, tampoco ir a una discoteca. “Todos estos años he vivido así. Estoy cansado de eso. Me siento como delincuente. La vida en la cárcel es dura. Te sientes encerrado. La gente es mala ahí. Hay que saber vivir ahí adentro”.

Se pregunta a quién puede acudir para que le ayuden, si hay la posibilidad de que le acojan como refugiado. “Tengo amigos que si tienen la cédula de refugiados”, dice.

Después de tantos años quiere visitar su país, pero siempre volver al Ecuador. “Tengo algunos amigos. He conocido muchas personas. He estado en Quito y Guayaquil buscando trabajo”.

Allá en Guayaquil conoció a un gran amigo suyo, que en ese entonces estudiaba la universidad. Con él vivió un tiempo. Ahora recuerdan que en esas épocas Samir cocinaba chuchaka, un plato típico de su tierra a base de maíz, y escuchaban juntos música árabe. Argelia es la capital de la música en el mundo árabe. De ahí salen los principales exponentes de su música. Uno de los más famosos es justamente el que están escuchando en este momento Rashid Taha. Se hizo popular por una canción sobre migración llamada Ya Rayah (Oh migrante), el tema que están escuchando.

Esta canción le gusta especialmente a Samir. Al oírla tararea la melodía, mueve su cabeza y golpea sus dedos contra la mesa al ritmo de la música. Se siente especialmente identificado con  este tema que dice así: “Oh migrante ¿a dónde vas? Te cansarás y volverás. Cuantos imprudentes se han arrepentido de esto antes de ti y antes de mí”. “Soy un rayah”, dice Samir.

Tras estos 20 años de incertidumbre la salud de Samir también ha sufrido. Tiene perforado el tímpano. Escucha un poco, pero necesita un aparato que le ayude a oír mejor.

Después de escuchar Ya Rayah y mirar videos viejos y nuevos de Rashid Taha, comenta lo mucho que ha envejecido el cantante argelino y también sobre cómo ha pasado el tiempo.

Samir mira ahora la bandera de su país en una computadora. “Ahí está Argelia, creo que también está en mundial ¿no?”, pregunta. Después explica que la media luna roja forma parte de la simbología del mundo árabe, representa la sangre de los mártires.

Empieza a sonar el celular de Samir, es su pareja indicándole que ya llegó por él. “Ahora estoy en Quito. Hasta ahora no me ha resultado nada. A veces pienso que mi vida se va a terminar así. No veo mucha esperanza”.

María José Lasso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *