Daniel Tibi: 900 días en el infierno de una prisión ecuatoriana…

Daniel Tibi: 900 días en el infierno de una prisión ecuatoriana…

junio 8, 2014
in Category: Casos
2 34140 0
Daniel Tibi: 900 días en el infierno de una prisión ecuatoriana…

Confieso que desde hace poco leo a un post mortem José Saramago. Resulta extraño que no le haya prestado la atención a su obra. Posiblemente, mi interés en otras lecturas, particularmente jurídicas y de filosofía política me distrajeron de esta necesidad vital. O, simplemente, no era el momento en que me encontrara con sus letras. Siento que muchas inquietudes nos unen, y trato de prefigurar su preocupación por lo social, la soledad del mundo de hoy y su interés por contar historias no oficiales, alternas y vedadas por la razón instrumental que gobierna todo. Leo “Ensayo sobre la ceguera”. Esta obra, seguramente de las más leídas de este autor, se abrió como una revelación respecto de la naturaleza de las sociedades actuales. Comienza este libro con un hombre que, de repente mientras conduce su automóvil, se queda ciego interrumpiendo el tránsito cotidiano de los otros vehículos. A partir de este hecho, todo aquel que tuvo contacto con él, parece quedarse ciego inexplicablemente, y estos con los que luego se comunican con aquellos. Toda la trama transcurre en buscar explicaciones a su inusitada situación de convertirse en “anormales” y de asumirse sobre la marcha como “normales”.

La metáfora de Saramago me lleva a dos intuiciones sobre el mundo de hoy. Superficialmente, la “normalidad” es un hecho arbitrario, del cual no somos conscientes sino cuando se cae de repente el velo de nuestra condición de humanidad. Y, más profundamente, la “anormalidad” no es sino la asunción de un rol distinto que necesita ser reconocido como un hecho emancipatorio y liberador.

Estas dos intuiciones explican algunos fenómenos actuales. Por ejemplo, pensemos en las revoluciones. Un mundo del Siglo XX vive los beneficios del progreso consumista, por lo cual niega cualquier cosa que sea distinta del mercado y las instituciones. Cualquier cambio a ese orden genera una sensación de ceguera en quienes lo asumen. Esto es distinto a lo que sucedía en la doctrina marxista de la alienación y la ideología: aquí sucedía lo contrario, el mundo vivía ciego y de pronto abría los ojos para ver la realidad, antes deformada por la ideología de las clases dominantes. Aquel abrir de ojos generaba un sentimiento revolucionario que pugnaba por cambios sociales y estructurales. Ocurre lo opuesto en la actualidad, quien niega el orden dominante se siente fuera del mundo, cierra los ojos, está ciego. Se ha hecho carne la dominación capitalista, al punto que incluso líderes y movimientos progresistas niegan su ceguera y prefieren ser videntes de las maravillas de nuestro mundo. Vivimos una nueva forma de alienación social, inmune a un adoctrinamiento revolucionario y a toda acción política por el cambio.

Frente a esta realidad, la toma de conciencia revolucionaria ya no se dirige hacia la realidad social ni al rol que uno ocupa en un sistema económico o social determinado; sino hacia la asunción de la ceguera como un hecho revolucionario en sí mismo. Aquello significa aceptar la ceguera y luchar por aquella y en contra de quienes ven simplemente. La estrategia, entonces, no es negar la ceguera, sino utilizarla para luchar contra la hegemonía, unificando a quienes asumen así su ceguera. Solo así podemos superar esa sensación de estar luchando solos contra el mundo, en un contexto político y social que desconoce las estructuras, la acción política y la materialidad de la insurgencia revolucionaria como formas posibles de enmendar la historia.

Me parece que eso explica, además, la sensación de impotencia de personas y colectivos ante la violencia en todas sus formas en las sociedades actuales. Piénsese que hace unas décadas atrás, la violencia y la injusticia generaban un sentimiento de subversión al orden establecido; pero hoy solo un sentimiento de conformidad y acomodación social. La idea es que hoy desde la conciencia de ser excluidos podamos rearmar nuevas agendas y praxis, al menos, de resistencia activa al orden hegemónico. Así, el derecho, las instituciones, la acción política en sus nuevas formas, la propia violencia del capital puede y debe ser revertido en contra de este orden hegemónico que genera violencia institucionalizada y legitimada.

Sucede esta sensación de impotencia y resignación, principalmente, en los crímenes de Estado –más propiamente, terrorismo de Estado si usamos el mismo apelativo del orden hegemónico-. Sucede en todas partes con los diversos fenómenos de la discriminación ciega del capital. Sucede, particularmente, de manera flagrante en la problemática de la migración a nivel mundial, que permite un sistema inhumano que tolera la libre circulación de las mercancías y no de los seres humanos; que somete a millones de personas de la periferia planetaria a vivir formas de esclavitud moderna para beneficiar al ocio de los dueños de las empresas transnacionales; y, que condena a muerte a miles de mujeres, niños y niñas por las veleidades del consumo global.

Le sucedió a Daniel Tibi, ciudadano francés quien en 1989 llegó al Ecuador con el ánimo de vivir en paz. Un 27 de septiembre de 1995 fue detenido por la fuerza pública acusado de narcotráfico. Le sucedió lo mismo que al señor K de “El Proceso” de Kafka. Nadie le daba razón de lo que sucedía, solo sabía que el sistema jurídico se había fijado en él. Ingresó por las puertas del infierno, una cárcel ecuatoriana, donde posiblemente debería estar escrito lo mismo que constaba en la “Divina Comedia” de Dante: “Es por mí que se va a la ciudad del llanto, es por mí que se va al dolor eterno y el lugar donde sufre la raza condenada, yo fui creado por el poder divino, la suprema sabiduría y el primer amor, y no hubo nada que existiera antes que yo, abandona la esperanza si entras aquí”. Tibi se había casado con una ciudadana ecuatoriana y tenía cuatro hijos, tres con su pareja en Ecuador, y se dedicaba a la negociación de piedras preciosas, particularmente, esmeraldas. Al momento de ser detenido, conducía por las calles del norte de Quito y llevaba consigo más de 200 mil dólares. De acuerdo a su testimonio, fue llevado al Cuartel Modelo de Guayaquil y luego recluido e incomunicado por cuatro días, posteriormente fue internado por 45 días en un calabozo de castigo llamado “cuarentena” y estuvo privado de su libertad por 843 días en la Penitenciaría del Litoral.

Durante este período, Tibi fue obligado sistemáticamente a autoincriminarse con el uso de formas de tortura: golpes, quemaduras con cigarrillos, amenazas, intimidación y electricidad en los testículos. No tuvo acceso a una defensa técnica y durante todo el proceso judicial fue clara la obstaculización de la justicia por parte de policías y funcionarios penitenciarios, y la lentitud y negligencia de los operadores de justicia, especialmente de los jueces del caso penal; por lo cual, junto con esta abominación tolerada por el Estado, perdió casi todo su patrimonio en abogados particulares, la propia supervivencia en el sistema penitenciario, trámites y los 72 viajes de su cónyuge para ir a visitarlo. Durante su encierro, nació una de sus hijas. Cuando fue liberado, toda su vida social y familiar quedó destrozada, lo cual lo llevó a separarse de su pareja ecuatoriana y, a pesar de las sesiones de terapias, su carácter se volvió irritable y padece frecuentes crisis sicológicas que le causan conflictos personales y familiares. Muchas secuelas físicas y sicológicas lo atormentarán de por vida.

De pronto, se quedó ciego, pues su mundo se transformó en una completa oscuridad dentro del infierno de la prisión. Su calvario fue probar todo el tiempo que era inocente. La soledad no era el problema, lo era la impotencia total y la resignación ante el poder brutal de sus verdugos travestidos de burócratas, celadores y policías. Pero, además, toda la gente que se conectaba con su drama parecía asumir esta ceguera… todos devinieron en “anormales”, “asociales”, entes fuera de la realidad. Las puertas del infierno se cerraron a sus espaldas para ser enterrado vivo.

Asumirse como humano y abrir los ojos

Tibi le dijo a la revista Vistazo en Ecuador: “Me obligaron a ser un animal”. Una de las primeras sensaciones que tuvieron las personas que salieron de un campo de concentración con la llegada de los ejércitos Soviético y Aliado, fue la de sentirse humanos. Casi en harapos y maltrechos, algunos con piojos y diverso tipo de enfermedades; otros moribundos, famélicos y muertos de hambre y sed. Todos tuvieron conciencia de repente de ser humanos. George Orwell habla del desastre de la guerra y la violencia sobre los seres humanos, y nos recordaba todo el tiempo que aún ante la tortura, el genocidio y exterminio miserable y alevoso queda algo que no nos pueden quitar, una especie de “aldea interna” donde reside la esencia última de la condición de humanidad: la dignidad humana o lo que llama Fukuyama “factor x”. Pero no se trataba del apacible Shangri-La de Milton, sino el germen de la rebelión contra el sistema, de sentirse profundamente humano, de romper la ceguera que nos impone el orden dominante y su violencia.

“-¿Por qué no llamaba a un abogado? No tenía ninguna posibilidad de hacerlo-. No había podido llamar a mi madre, ni al consulado y tampoco a un abogado. Por eso, cada vez que una personalidad visitaba la cárcel, yo escribía un afiche en el que decía: ´Estoy detenido desde hace 723 días´, etc. Y los medios se interesaron en mi caso porque yo era el único que denunciaba abiertamente la corrupción. El juez me había pedido dinero para liberarme, pero yo no tenía. Poco a poco denuncié todo.”

Así se expresaba Daniel Tibi en una entrevista que le hizo Radio Francia, que se publicó el 2011 y se tituló “Un francés en el infierno de una prisión ecuatoriana”, 13 años después de que fue liberado (1998). Su estrategia desesperada dio resultados, varios organismos y prensa, nacionales y extranjeros se interesaron por su caso.

Para 1998, el contexto era dominado por el período después del gobierno más represivo luego del retorno a la democracia en 1979 y de corte conservador, el del socialcristiano León Febres Cordero. No obstante, el clima era favorable para las reformas, incluso las políticas, luego del fallido régimen de Abdalá Bucarám y del cuestionado interinazgo de Fabián Alarcón. Para esta época se discutía una nueva Constitución, que solo diez años más tarde sería sustituida por la que está ahora en vigencia.

Los vientos de cambio respecto de los derechos humanos venían precedidos de dos crímenes de Estado que impactaron a nuestra sociedad: la desaparición de los “Hermanos Restrepo” y el asesinato de la profesora Consuelo Benavides. Y aunque Ecuador siempre había sido un país con pocos casos de violación de derechos humanos por tortura o desaparición forzada en comparación con otros países de la región, el contexto de transición política favoreció la visibilidad pública de varios casos. No obstante, el caso de Tibi, a diferencia de los escandalosos casos mencionados, afectaba a un extranjero sin ninguna historia ni pasado político, pero quien, a pesar de todos los abusos, aún vivía y podía contar su historia. Así, el 23 de enero de 1998 fue liberado por presiones de los medios de comunicación, la intervención del embajador de Francia en Ecuador y algunos organismos de derechos humanos nacionales y extranjeros.

La revista Vistazo de Ecuador reseñaba el drama de Daniel Tibi: “Cada vez que una personalidad visitaba la cárcel, vociferaba los nombres de los jueces corruptos […] Los medios se interesaron en mi caso porque yo era el único que denunciaba abiertamente la corrupción. El juez me había pedido dinero para liberarme, pero yo no tenía. Poco a poco denuncié todo […] Me torturaron para que firmara una confesión. Me quemaron las piernas, me pusieron electricidad en los testículos y me rompieron el rostro con un bate de béisbol. Casi me quedé ciego del ojo izquierdo y me rompieron diez dientes. Cuando me llevaron de regreso a mi celda, estaba a punto de morir”.

Poco después, con la ayuda del Centro para la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) litigó el caso ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, obteniendo una sentencia que condenaba al Estado en 2004. Su ceguera se cayó, mediante la actuación heroica de un extranjero en contra del sistema y un estado criminal. Pero al igual que en la obra de Saramago, su ceguera le mostró su condición como un instrumento de emancipación que poco a poco le devolvió la humanidad. Su ceguera lo transformó en un gigante frente a sus torturadores. Una de las consecuencias de esto fue el uso del derecho como herramienta de lucha. Asumir su ceguera lo liberó del absurdo y lo llevó a enfrentar a sus verdugos. En 2010, a los 52 años, escribió en Francia un libro que se tituló “900 días, 900 noches, en el infierno de una prisión ecuatoriana: cómo un hombre hizo doblegar a un Estado”; el libro no tiene aún una versión en español.

El mismo año, el 18 de septiembre, el gobierno ecuatoriano publicó en el diario Sud-Ouest de Francia unas disculpas públicas como una de las medidas de reparación determinadas por la Corte Interamericana en 2004: “nuestro organismo está convencido que las instituciones, los funcionarios y la legislación interna deben mejorar tal como el respeto a los derechos humanos” […]. Por lo tanto vamos a reunir toda la voluntad política y jurídica necesaria para asegurar que los hechos que afectaron al señor Tibi no se repitan jamás en el territorio ecuatoriano”. La condición de ceguera liberadora de Tibi seguramente afectó también a los asambleístas en el proceso constituyente de 2007, lo cual determinó la inclusión de los derechos de movilidad humana y de las personas privadas de la libertad…

Luis Ávila Linzán, docente universitario.

2 comments

  1. Johanna Merino
    Reply

    Reconocer y disculparse por los errores cometidos con el señor Tibi, difícil pero cierto, entonces fue la razón para que el sistema político y jurídico, quien padecía una ceguera de justicia, aúne esfuerzos y realice cambios en el sistema jurisdiccional que garanticen el respeto a la dignidad humana cuando se encuentra privada de su libertad. Una historia real que nos llama la atención con la obligación de evitar cegueras y daños a la dignidad humana.

  2. luis avila
    Reply

    La materialización de la responsabilidad estatal en nuestro país aún esta en ciernes…Hay qeu seguir peleando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.